"Ese vínculo de compartir", acompañando en diferentes momentos vitales

Acompaño en momentos vitales tan importantes que "ese vínculo de compartir" del que nos habla Isabel en su testimonio es todo un regalo, del que me siento profundamente agradecida. En primer lugar por vuestra confianza y en segundo por tener el privilegio de veros crecer en diferentes momentos que nos acontecen en la Vida. Gracias, gracias.



"Hace años, cuando mi hija nació, tuve la suerte de que nuestro camino se cruzara con el camino de Esther. Comencé a asistir a un grupo de musicoterapia para familias que ella facilitaba.
Fue una experiencia maravillosa de acompañamiento y de descubrimiento de otra forma de relacionarme con mi hija.
Recuerdo todavía la emoción que me produjo oír la hermosa voz de Esther en el primer canto con el que nos dio la bienvenida y nos acogió. Ese canto abría la puerta a un camino al amor, al corazón desde la voz que hasta ese momento yo desconocía por completo.  

El grupo se convirtió en un grupo de apoyo en esos primeros años de la maternidad, en los que las luces y las sombras que afloran hace que vivamos experiencias muy intensas y totalmente desconocidas hasta ese momento. Poder encontrar aquel espacio para crecer, para compartir inquietudes fue desde luego un regalo. Todavía hoy, que han pasado más de ocho años, sigo manteniendo el vínculo con las otras familias que allí nos reuníamos.
Ese vínculo de compartir,  ese lazo invisible que nos une desde el corazón sigue existiendo también con Esther.  

El pasado mes de febrero sentí la llamada de  acudir nuevamente a ella para contarle la situación  delicada que estaba viviendo.
Acudí  a ella para compartir que, dentro de mí, sentía la necesidad profunda de cerrar una etapa para abrir otra etapa.
En esencia, quería salir de una situación que vivía con impotencia pero de la que no sabía cómo salir.
Y ella me propuso hacer una sesión de hipnosis regresiva, y yo sentí en lo profundo de mi Ser que ese camino me conduciría a la salida de ese lugar en el que me encontraba. 

Y así fue. La sesión fue profunda. Pude revivir mi nacimiento y volver a nacer de nuevo a la vida, sin esa programación de sufrimiento que había impregnado mi vida desde mi primer nacimiento. Sentir que la fuerza de tu Ser te impulsa, te impulsa a ir más allá de los límites en los que has vivido durante toda tu vida. Volver a conectar, a reconectar con ese campo ilimitado de posibilidades que hay a nuestro alcance.   Sentir que la vida realmente nos acoge, sentir la bienvenida de la vida, sentir que somos perfectos por el solo hecho de existir. Experimentar, en definitiva, la libertad de Ser y desde esa libertad elegir cómo queremos vivir y qué queremos crear.  

Estoy infinitamente agradecida a Esther por su amoroso y sabio acompañamiento en mi renacimiento, y por eso quiero compartir mi testimonio en lo que pueda ayudar y resonar en el corazón de otras personas. Todas las personas merecemos ser felices, no hay otra razón que justifique nuestra existencia,  y no podemos renunciar a encontrar la manera para lograrlo.

Muchas gracias Esther querida por ayudar a alumbrar tantos caminos.

Isabel"

No hay comentarios:

Publicar un comentario