Cómo pude dejarme llevar por mi cuerpo, no por mi mente... El testimonio de Rosa



Zahara nació en febrero en el Hospital Universitario de Torrejón, donde el trato, profesionalidad y medios a mi disposición fueron de primer nivel, tuve un parto respetadísimo que acabó siendo completamente natural. Considero que fueron muchos los factores que propiciaron y facilitaron que pudiera vivir mi parto de forma tan intensa y consciente. Entre otros, hicimos una buena preparación física y emocional, y en esto contribuyeron tanto tus clases de canto prenatal como tu taller intensivo de uso de la voz en el parto.

Mis contracciones empezaron unas 24h antes, pero el parto duró unas 6h de las cuáles casi una fue el expulsivo. Estuve en movimiento en todo momento. En casa bien bailando, colgándome de mi pareja o del armario (sentía la necesidad física de estar suspendida) y en el hospital buscando la postura más cómoda que resultó ser de rodillas en una colchoneta apoyada en una pelota de pilates. Los medios que usé para combatir el dolor fueron una ducha caliente, respiraciones, verbalizaciones, masaje de la matrona en zona riñones, apretones de manos y la VOZ. 

Desde que hicimos el taller en noviembre no habíamos practicado nada, pero Miguel que vino casi obligado al mismo, se quedó con dos ideas: no parar de respirar y usar la voz durante la contracción. Fue a él a quien le salió utilizar la “A” y yo le seguía en cada contracción, me hacía sentir completamente acompañada y reducía el dolor a la mitad. Si en algún momento él no estaba o bien su tono de voz era menos enérgico bien por cansancio o bien por reparo (había momentos en los que había 3 matronas en la sala), yo sentía el doble de dolor. Sin duda, usar nuestras voces fue un método de analgesia natural, por supuesto que el trabajo de parto es duro, como un maratón, pero la voz nos ayudó a reducir muchísimo la intensidad del dolor.

Quería darte las gracias por tu contribución a mi experiencia de parto que tanta fuerza me ha dado, por enseñarnos a usar la voz como medio para reducir un dolor tan intenso y también por tus palabras que tanto me llegaron en las dos clases de canto prenatal a las que asistí. Tu lenguaje tan cuidado, de respeto, espiritual….me ayudó a conectar con mi bebé y ahora entiendo que me emocionaba tanto y me hacía llorar porque de alguna manera esas palabras me estaban llegando, sin llegar a comprenderlo en ese momento.

Las matronas al terminar me preguntaron qué tipo de preparación física y emocional habíamos hecho por cómo habíamos trabajado la pareja en equipo y junto con el bebé que estuvo perfecto en todo el trabajo de parto. Vieron que lo que ocurrió para que dilatara completamente en las 4h de protocolo que tenían fue cómo pude dejarme llevar por mi cuerpo, no por mi mente. Les conté que había hecho algo de yoga, meditación, un curso de preparación al parto más natural y el taller de canto contigo. Darte las gracias de nuevo y desearte que sigas haciendo un trabajo tan bueno, profesional, útil y emocionante.
 
Siempre te recomendaré a otras mujeres embarazadas. Animarte a que sigas con la formación a embarazadas y a profesionales sanitarios de forma que poco a poco las mujeres vayamos recuperando el control de nuestros partos y volver a disfrutarlos como experiencias únicas, transformadoras y fortalecedoras que son, un beso,
Rosa, Miguel y Zahara

No hay comentarios:

Publicar un comentario