Sobre los peligros de usar cascos para que tu bebé escuche música en el embarazo

He decidido hacer una entrada en el blog sobre este tema porque cada vez más y más mujeres me preguntan en los cursos y charlas... parece que se está poniendo cada vez más de moda, y ésto sinceramente me preocupa.

Aunque seguro que me dejo mucho por nombrar (y quizás me pueda crear alguna que otra "enemistad") me parece muy importante hacer llegar esta información a todas las mujeres y familias embarazadas. Por ello os voy a dar algunas razones por las cuales lo desaconsejo absolutamente:


  • En primer lugar, deciros que es absolutamente INNECESARIO usar cascos en el vientre para que el bebé escuche música ya que través de la conducción ósea el bebé recibe el sonido ambiente que le rodea. La pelvis de la mujer tiene forma de bóveda invertida y amplifica el sonido. No nos pensemos que el vientre es un lugar en absoluto silencioso, sino que la estimulación sonora que le llega al bebé puede ser de gran riqueza para su desarrollo. 
  • Teniendo en cuenta ésto último, es muy importante atender a los niveles de ruido a los que sometemos a los bebés. Si los cascos están fuertes o hay algún tipo de frecuencia que resuena especialmente en el vientre de la madre, la experiencia para el bebé puede no ser exactamente agradable. Imaginad estar en una habitación de la que no podéis salir, en la que estáis expuestos de forma directa a un sonido fuerte, distorsionado, o simplemente que no os apetece.
  • Es muy importante saber el orígen de esta "moda". Hace décadas, en EEUU y Japón, se desarrollaron unos experimentos en la etapa prenatal con determinadas frecuencias (que llegaban a los bebés a través de unos casquitos semejantes a los que ahora comercializan). Trataban de estimular de forma artificial el sistema nervioso de los bebés con el fín de que pudieran ser más "inteligentes". El resultado... una mayor inteligencia, sí... pero también mayores índices de hiperactividad, agresividad, y demás trastornos de conducta. ¿Merece la pena?. De esto poco se conoce...
  • Tengamos en cuenta que el sonido (y por tanto la música) es uno de los estímulos más informativos para el bebé prenatal, más informativos sobre el medio que le recibirá tras el nacimiento. Si el bebé está escuchando una música o unos sonidos absolutamente ajenos a su madre, su familia, su cultura... ¿qué información le estamos aportando que necesite?
  • Y por último, aunque para mí es casi lo más importante. Uno de los mayores valores que tiene la música es la gran herramienta de comunicación que puede llegar a ser, por supuesto también en la etapa prenatal. Cuando ofrecemos la música a través de los cascos en el vientre, el bebé la está escuchando de forma aislada, sin ningún tipo de comunicación ni interación con su madre, sin ningún tipo de coherencia con lo que ella siente en ese momento. Teniendo en cuenta el intercambio hormonal entre la madre y el bebé que sucede a través de la placenta el bebé puede estar recibiendo por ejemplo hormonas de estrés asociándolo a una música relajante o viceversa. No puedo dejar de preguntarme qué sentido tiene todo ésto...



La información es poder, y yo me sentía con la necesidad de transmitirlo, para que pueda llegar a cuantas más mujeres y familias mejor, y que cada uno decida libremente qué hacer.
Como siempre, y por supuesto a la hora de compartir la música con tu bebé, escucha tu sentido común y conecta con tu instinto, es lo más importante.

1 comentario:

  1. Momentazos en mi embarazo de escuchar música en la radio con mi barriga abrazada y balanceándome sintiendo que bailo con mi bebé, sintiendo la música, sintiendo... en unión con mi bebé. Pero claro, eso no se puede comercializar... menuda forma de meternos chorradas para que compremos, cada vez más y más
    Gracias por escribir esta entrada.

    ResponderEliminar