Maternidad Con Tacto (Cristina Ramiro) nos comparte su testimonio


Estoy muy agradecida a todas aquellas madres, padres, profesionales y a todas aquellas personas con las que coincido en los grupos que acompaño, talleres, formaciones... y me estáis escribiendo para compartir vuestro testimonio, para difundir y hacer llegar este trabajo cada día a más personas.

Desde hace años tengo claro que es mi camino, pero desde hace dos años y medio, con mi propia experiencia de parto sentí profundamente que era algo tan poderoso que había que darlo a conocer a muchísimas más mujeres y profesionales para poder generar otra relación con nuestro cuerpo, nuestro útero, nuestros partos, nuestra forma de materializar nuestra esencia de mujer en nuestro día a día... Ponerle VOZ!

Ésta vez esa voz nos llega de Cristina Ramiro, madre, doula, enfermera (y muy pronto seguro matrona ;-) ), una mujer muy sensible, con una gran necesidad de crecer, sostener y compartir. Sus blogs: http://www.maternidadcon-tacto.com/ y http://www.crisramiro.blogspot.com.es/ están llenos de valiosa información. 
Disfrutar su preciosa experiencia.




"Un día llegue hasta Esther Santiago, preguntándole sobre unas formaciones sobre canto prenatal, y así, un día me vi en uno de sus talleres. La voz en el parto. Deseosa de vivir lo que ya me imaginaba que sería maravilloso. Yo no estaba embarazada, el resto, salvó dos o tres más, si. Yo quise vivirlo como mujer, experimentar los efectos en mi cuerpo, y poder transmitirlo así a otras mujeres que me pidieran acompañarlas como doula, o simplemente como amiga de mis amigas.

Empezamos sintiendo la vibración que produce nuestra voz en las diferentes zonas de nuestro cuerpo, y para mi disgusto, yo no sentía las vibraciones más allá de mi ombligo. Se paraban justo en el momento clave, en el lugar más necesitado de ellas, mi vientre. Será cuestión de práctica...pensé, y así fue. Con los días fui practicando, y he conseguido no sólo sentir las vibraciones de mi voz en la pelvis, sino que ahora soy mucho más consciente de dónde se sitúan mis órganos y cómo puedo relajarlos. Soy consciente de lo tensa y contraída que voy por la vida, y cómo el cuerpo me da un toque para que relaje, porque lo contraído, duele. He aplicado la sonorización al dolor de mi menstruación, por ejemplo, siendo bastante menos dolorosa. Al hacer vibrar el útero relajamos su musculatura. Frente a dolores intensos, como el de una migraña que he tenido recientemente, me sorprendió cómo durante los segundos que duraba la sonorización, el dolor desaparecía, y en cuanto la finalizaba para retomar aire, volvía a invadirme. Increíble!

De momento, en mi camino como doula, creo que he descubierto una preciosa herramienta ya no solo para mí misma, sino para quien quiera recibirla, para todas aquellas mujeres que quieren que su voz sea escuchada en momentos tan claves y relevantes para su vida como el de un parto. Yo abogo por su respeto, su empoderamiento y porque sus decisiones sean oídas, y si puede ser, mejor en forma de canción. 

Gracias, Esther, por descubrirme mi voz ;)"


No hay comentarios:

Publicar un comentario